El periodismo es mi pasión

El periodismo es mi pasión

Nada supera el acto liberador de escuchar música al aire libre. De todos los conciertos a los que he ido en mi vida, siempre disfruto más los que son en las plazas públicas. Yo soy una fanática de la música desde muy pequeña. Mis padres eran teatristas, asi que desde temprana edad fui a sitios donde los artistas hacen su trabajo con el público. Yo no saqué el talento interpretativo de mis padres. Me he dedicado al periodismo, que me gusta mucho más. Escribir es mi pasión. Cada dia voy a galerías de arte, teatros, plazas públicas, y veo el trabajo de mis amigos los artistas. Luego regreso a mi redacción y escribo mis impresiones. El trabajo en el periódico me fascina. El olor del periódico acabado de salir de la imprenta no tiene comparación para un periodista. Quien diga lo contrario se engaña por gusto. Es cierto que ahora Internet está de moda, pero el periodismo es la escuela, de donde salimos todos los que ejercemos hoy el periodismo en los medios de prensa.

Las nuevas generaciones son un tanto reacias a acatar las reglas de los medios impresos, porque piensan que internet tiene todo lo que un profesional de la prensa necesita para hacer su trabajo. Si bien creo que tienen parte de razon, porque interner ha abierto un campo infinito de posibilidades, el papel tiene una magia de la que carecen las páginas web. Al menos ese es mi criterio de veterana del periodismo. Muchos me criticaran y hasta se burlaran, pero eso es lo que yo pienso. Y lo mantengo donde sea necesario, porque gran parte de mi carrera profesional la he realizado en un operiodico local al que le tengo un amor muy grande.
Cada vez que entro por la puerta de mi redacción me esperan mis colegas periodistas. A veces casi no podemos hablar porque las rutinas productivas son distintas pero igualmente decidimos una vez a la semana salir juntos a tomarnos algo en el bar que nos queda cerca. Esa es una tradición que heredamos de nuestros profesores y viejos colegas, y la mantenemos hasta el sol de hoy. Creo que es un momento del que no puedo prescindir de ninguna manera. Es una manera de relajarme de mi trabajo, que me gusta, pero es muy agotador. Escribir no es cosa fácil. A veces no sabes bien como terminar.